miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cuando aparece la Mentira

Silenciosa, abrupta, tajante e impostergable es dolorosa, es helada y sofocante en nuestro pecho.
No enuncia su nombre, no necesita presentación es algo lapidario y perentorio en una relación.

Cuando ella aparece un manto oscuro cubre nuestra vida ese momento, no es mala en esencia, pero trae la noche, la niebla y la sombra, un eclipse parcial, es un crepúsculo en el diario vivir.

Ahí fue cuando pactamos hacernos todo el daño de una vez dictando una sentencia ejecutoria, era mejor llegar tarde a casa y simular estar feliz, era mejor no decir nada sino hay nada que decir las palabras no eran necesarias si se trataba de vivir; para algunos de mentir...
Para mi no es mentir sino ocultar la verdad, conceptos distintos de naturaleza idéntica, que varían en su esencia el cual degenerará en otro acto o hecho.

La pregunta es ¿Nos hace mas feliz el silencio?
Cuantas veces tratamos de no hablar para que nuestra conciencia no nos valla a molestar,
pero esta siempre insiste, porque ella sabe lo que hiciste, sabe todo nuestro pasado nos conoce demasiado e incluso cuando nos hemos equivocado y es así.

A mi juicio la verdad no es necesaria, cuando se trata de vivir, ya que la mentira es un elemento de la esencia del ser humano.
No comparto la mentira prefiero ocultar la información...

2 comentarios:

Ganima dijo...

Dicen que la mentira no es mentira si no es conocida por aquel ser a quien se le miente.-
En concepto mentir no es lo mismo que ocultar, pero sus efectos son los mismos cambiando él termino para el posterior reproche que el hecho concreto genere.-

La mentira es verdad cuando es tragada con cuesco por el ser a quien se le miente
Pero muy conocido es el dicho que más rápido se pilla a un mentiroso que a un ladrón.-

El ser que miente se denigra a si mismo, jactarse puede de su hazaña intelectual al lograr engañar a otro, pero ¿tiene precio la confianza? ¿Luego de resquebrajada puedes correr al mercado a comprar una nueva?… aun la frialdad humana no llega a tanto.-

Mejor será la verdad, ella te libera, acepta el castigo de tus pecados, errar es humano, pero con la frente en alto, con la hidalguía que te da ser brutalmente honesto, que el mundo entero diga “este gueón es re maricón, pero un maricón verdadero”.-

Muchos cariños para ti mi querido duende

Historias de Luis dijo...

Tengo la estrella de David clavada en la frente , a fuego vivo se marco al silencioso.

Este maricon estrelloso.

Abrazos mentirosos.-

Luis