lunes, 7 de septiembre de 2009

Inmaculada Decepción

Soy el reencarnado en el fracaso del mundo,
el despreciado y olvidado entre tantos pueblos,

el que se encarna en el mismo Satán ante vuestros
ojos.

No alcanzo a estar entre los vivos ni los muertos
mi estado no es emocional, ni existencial sin expresión en

el rostro. No clamo un te quiero sublime como tu.
Sincero soy al confesar a la furtiva alba
¡ Yo decreto que marchéis de mi cuerpo!
y tu en secreto te despides...
Cambian los payasos pero el circo sigue,
la función debe continuar.

Estoy en mora con la vida, en deuda con la muerte que devora,
no soy dueño de mis penas, ni mis sueños...
Triviales días marcan los pasares, de los hombres que se creen sabios.
¡Sobre otros los Dioses arrojaron la gloria!
el orbe opaca la luz en los ojos, aún cuando no son venerados
y ofrendados son piadosos y Benevolentes con la gente...

Es tiempo de hacer patria y recordad días de glorias heroicas
que mas yacen en el ataúd del tiempo...
y vagamente nosotros nos ensañamos y me vez pasar despavorido
ante el delirio que van creando los sentidos
el enigma cautivante trae el vértigo consigo
y ante la mirada de la hora atrasada
me doy cuenta que el reloj no avanza ¡el sol va descendiendo!
la noche triste se aleja en las aguas ondinas
se reflejan exorcismos del pasado.

El pesar va cayendo ante nuestros hombros, y el engaño
inmaculado nos arrastra en estos tiempos.
Salen de nuestras almas caprichos insensatos, safios y mezquinos,
que hacen un símil entre los caminos y descienden al abismo
de la depresión,
almas que esperan la eternidad y no encuentran su verdad
!Inmaculada decepción! ¿que triste realidad?
¿Tendré yo La razón?


2 comentarios:

Rosa Roja dijo...

Vaya poema , chico este le has presentado a un concurso...es genial....y sabes que?

Puede que tengas razón, almas que esperan la eternidad y no encuentran su verdad....

Te diré algo...yo quiero morirme en paz, habiendo encontrado mi verdad y espero no esperar la inmortalidad del cuerpo pero si de esas pequeñas cosas poco caprichosas de mi vida....

Un beso inmortal amigo

Stanley Kowalski dijo...

Bellísimo poema. Tiene una fuerza arrolladora, casi sinfónica, te diría. La grandilocuencia con la que escribís es notable. Siempre es un deleite leerte.

No tengo la menor idea que pasó, pero es imposible que yo esté leyendo esto hoy, cuando lo publicaste el lunes. Es probable que mi blogroll no lo haya actualizado. O yo debo abandonar el vino, jajajajaja!!!

Muchas gracias por tu visita, siempre tan atento.

BESOTES QUERIDO AMIGO Y BUEN FINDE!