martes, 14 de febrero de 2012

Dejemos de Soñar

Te miro como en vitrina
observo tu cuerpo callado
lo imagino desnudo,
Entra en mi mente el colérico
deseo y la voz se me hace un nudo;

Nada conjures en mi ser, nada conjures
en mi mente; solo dolor y placer...
¡Dime que hechizo lanzaste a mis ojos,
que tu mirar me cautiva!..
Sí, yo soy el que se predice entre los
perros salvajes de media noche.

¿Que ocultas, que escondes cuando callas y me miras?
Sólo yo se lo que mi mente oculta...
Desborda los ríos que llevas dentro,
que el silencio trae el pecado,
el cual en la mente con pavor se ha  formado...

En el sollozo de un cuerpo prohibido,
de un ángel sin vestido,
de un ser terrenal que no intenta amar;

¿Que has de desear?, ¡Quiéreme!
en la sombra de la noche,
haz  mi piel erizar, si mis caderas son proclives
a la lujuria que tu cuerpo quiera entregar.

Que las horas se detengan,
que las noches no contengan
la locura y se desbanden de placer,
que mi elixir entre en tu sangre
cautivando a tu piel...
Siente mi amor, que el aroma de tu sexo me
llene de calor; son gotas de deseo las
que recorren nuestros cuerpos
y tus manos me levantan con ternura
despertando mi locura...

Sáciame despacio, que mi lengua recorrerá
cada margen cada espacio de tu carne...
mirad nuestros ojos perdidos en un abismo
de pasión, en un vaivén de caderas,
con jadeos lento y pausado
me hacen estallar,
escuchando los gemidos, de nuestros cuerpos
sin vestidos, ahora puedes cabalgar
¡dejemos de soñar!

2 comentarios:

Palmoba dijo...

Quiereme!!
Cuantas veces queremos gritar eso a diferentes personas??

Lúkula dijo...

Me encanta, podría ser una canción