viernes, 23 de abril de 2010

Olvidos

Sumergido e inmerso en los azares de la muerte,
veo pasar el tiempo, veo correr el silencio,
 la santísima trinidad negra que me marca con júbilo.
La soberbia sagrada que no deja olvidar, volveré 
a los principios del orbe, el cuerpo será inerte y la vida
me hará fuerte.


Transcurriré, en los enigmas de la soledad, me sentaré atrás
y veré envejecer a los demás, en el olvido recordando el 
mañana, entre la eléctrica compañía, de un radio a todo el volumen;
Arrasando por los sueños, veré venir tu aliento, me alejaré de la esperanza, 
comenzar la danza será en vano, si el el olvido es la ceniza 
de los días que se han ido...


musitando una plegaría, un himno, un padre nuestro que han de traer sabiduría
vendrán las visiones de los años ya pasados de los viajes  y de amores olvidados
¿Quién retribuirá el tiempo desquiciado que hace envejecer en los demás?
 aún sin estar marchito yo seguiré intacto e inerte.
Tu cumplirás con la  lejana esencia exorcizando el recuerdo, olvidando...

Calla, siéntate a escuchar que después en gritos y gemidos retornará
la histeria del deseo, 
por la muerte que ha olvidado el placer de nuestros cuerpos;
Abolirás de mi cuerpo el deseo de tenerte  al llegar a la adultez,
y conocerás el limite de la vida sin la identidad, 
desnudos nuestros cuerpos verán envejecer a los demás...


Se desprenden de mi cuerpo caricias para ti, 
sollozando en mi hombro hablaras de lo imposible, 
porque lo posible todos lo conocen.
Y Yo estaré envejecido y olvidado en tu memoria día a día, 
perderé mi identidad como el que duerme para siempre
en el alzheimer o la amnesia, callado y desquiciado 
entre los estériles momentos que fecundan estas tierras; 
Me ceñirás con tus piernas sólo una vez, y me miraras  sólo esta vez
antes que la luz extinga el día, porque yo ya no estaré en tu carne, 
viendo envejecer a los demás que se pierden en horas de penumbras,
entre rocas que están frías y con toda la porfía envejezco en tu memoria
que ahora me olvida y me hace historia...

1 comentario:

Stanley Kowalski dijo...

Cruel, triste. La decadencia, la vejez y el olvido en carne viva. Mejor plasmado imposible. EXCELENTE!!


BESOTES AMIGO Y BUENA SEMANA!