sábado, 10 de abril de 2010

Pensamiento

Un cirio encendido me guía 
hacia el camino despega,
la muerte y la suerte incierta
que invalida con mesura,
arrepentimiento impetuso
desafiante que unges mi cabeza
con el aceite sagrado de los lobos
con el tinto vino de esta copa trizada 
como la soga que ahorca y 
balancea como a un niño en su cuna 
adormecido y aturdido;

Es mágica la infancia y los Dioses 
de las religiones griegas,egipcias,
paganas, católicas y cristianas
no han de entender el rito problemático
que mítico se vuelve en la capital Metropolitana
Si se ven cabalgatas juveniles en una ráfaga de
crepúsculo amarillo.

Es Abril no soy chiquillo. Asolado junto a mi
guitarra que gime como en celo y solloza en cada 
nota perdida en este tiempo, que rebota aventurada
con deseo de mujer recién casada e infinita ven y alumbra
a la mujer de mis sueños...


Soy fantasma en tu pasado, fui quien descubrió eternos
secretos de tu vida, en la inmensa sabiduría de las noches
yo fui tu aprendiz  quien despierta la edad adulta y es feliz.


En un grito de desesperación ante los ancestros 
de la penumbra ermitaña se confunde el deseo 
y el poder que engaña, para tener el oculto universo
a mis píes, rendirme en los orgasmos de tu cuerpo
yacer en tus ojos mortales, en deseos carnales y
alejarnos de los conjuros de brujos y sus males...












1 comentario:

Stanley Kowalski dijo...

Wow! Un poema fuerte! Tiene una importante carga de sensualidad y erotismo, y es digno de destacar que en ningún momento usásla palabra sexo, todo está implícito. Me encantó!!

BESOTES AMIGO Y BUENA SEMANA!